Frías, una ciudad de cuento

La ciudad burgalesa de Frías es de las más pequeñas de España con ese título aunque recientemente haya sido reconocida con el título de uno de los diez pueblos con más encanto del país por la Guía Repsol.

 

Situada al norte de la provincia, Frías se levanta fortificada a orillas del Ebro mostrando una imponente silueta sobre alfombra de roca. Su relevancia actual nada tiene que ver con un pasado jalonado de momentos históricos, reconocimientos y batallas que han dejado su legado impreso en piedra y en distintas celebraciones.

 

A Frías hay que llegar por un puente llamado romano pero de estilo gótico para después visitar su recinto amurallado, el castillo, con la torre del homenaje y la Iglesia de San Vicente enmarcándolo, y las casas colgantes. Y desde lo alto mirar alrededor para disfrutar de la naturaleza que enmarca esta ciudad de cuento.

 

El mejor complemento para la visita a Frías son los productos de esta tierra: ensalada preparada con las mejores lechugas de la zona, un entrante de morcilla y un buen lechazo que, regados con un tinto de Ribera del Duero, serán los mejores compañeros para este viaje al pasado.

 

Fotografías: Ayuntamiento de Frías.

detalle_imagen_galeria_tds