CHEF MATEO SIERRA, UN COMPAÑERO DE VIAJE PERFECTO

¡Hola, Mateo! Nos hace especial ilusión que hoy nos acompañes y compartas con nosotros tus proyectos e ilusiones ¡Arrancamos!

 

  1. ¿Quién es Mateo Sierra?

A lo largo de estos años he ido forjando una filosofía que aplico a todo lo que hago. Esta filosofía se basa en el buen hacer, la cocina sana y equilibrada (que no menos sabrosa) y un compromiso social que pone en valor las necesidades de diferentes colectivos como el celiaco, intolerantes a la lactosa, etc. Para ello el trabajo de estos años ha consistido en la difusión de las demandas de estos grupos que pueden ser una nueva vía de ingresos. El proyecto libre de alérgenos, del que he tenido la suerte de formar parte, dice mucho de lo que soy, del compromiso que asumí hace años y del camino que aún queda por recorrer.

 

  1. Tu paso por MasterChef te convirtió en un personaje público muy joven ¿qué aprendizajes obtuviste al quedar finalista en el talent show de cocina más visto en televisión?

Fue un cambio en mi perspectiva de lo que podía hacer, a lo que podía llegar. El concursar en algo tan grande y especial como es Masterchef, me dio la oportunidad de ampliar las miras y probar cosas nuevas como la cocina a un alto nivel. Al final era algo que me había gustado desde niño y que en ese momento tenía la oportunidad de profundizar.

 

  1. “Al cuerpo hay que echarle gasolina”, una sabia recomendación de tus abuelas que tú has convertido en tu “leitmotiv”, regalándonos recetas que enamoran ¿cuál es tu secreto?

Lo que ellas me enseñaron fue a comer de forma natural, sin atajos, pero tampoco sin complicaciones. Las complicaciones (si es que lo son) las he ido añadiendo yo conforme he ido aprendiendo técnicas, métodos y descubriendo nuevos ingredientes y combinaciones. Mi secreto no es otro que el de cualquier persona que trabaja con las manos. Es el cariño que le ponemos a lo que hacemos y se nota.

 

  1. Celiaco desde los 18 años, te has convertido en un fiel embajador que contribuye a concienciar sobre las intolerancias alimentarias ¿por qué recomendarías a la industria agroalimentaria y a la hostelería que apostasen por los alimentos sin gluten, sin lactosa…?

Al final buscas una rentabilidad en tu empresa, sacarle partido a lo que haces y que el público conozca y valore tu trabajo. El hecho de que la empresa se adapte a esta coyuntura atrae el interés de un colectivo que busca la normalización de su situación en todos los aspectos, desde la compra hasta el salir a disfrutar de la buena gastronomía de nuestro país. Es ahí donde también encontramos las posibilidades de ampliar nuestras ventas porque no solo hablamos de celiacos o intolerantes a la lactosa, hablamos de la gente que va con ellos a los sitios donde todos pueden consumir o comprar con la seguridad alimentaria pertinente.

 

  1. Y en ese trabajo de sensibilización, hemos tenido la suerte de que nos acompañes en el recorrido audiovisual “Libre de alérgenos: un viaje sin gluten y sin lactosa por Castilla y León. Cuéntanos cómo ha sido tu experiencia, junto a los mejores chefs de Castilla y León y los productos Tierra de Sabor.

Ha sido una experiencia fantástica en los que he podido profundizar en la gastronomía castellana y leonesa de la mano de los productos y los cocineros que aman ese territorio. Lo trasmiten en todo lo que hacen y es un gusto disfrutar de su arte. Libre de alérgenos creo que es un proyecto muy necesario ahora porque ayuda a concienciar al público de la acuciante situación que viven actualmente estos dos sectores que necesitan nuestro apoyo y el de las instituciones.

 

  1. Si tuvieras que elegir dentro de tu lista de favoritos de Tierra de Sabor, ¿con qué alimento emblemático de Castilla y León te decantarías? Y ¿con qué vino lo maridarías?

¡La verdad es que no sé si me podría quedar con uno solo! Soy muy fan de los curados y ahumados; las cecinas, los jamones, etc. me vuelven loco de siempre, aunque en esta ruta he podido observar la calidad y la entrega de nuevas empresas que optan por emprender y hacer cosas diferentes como por ejemplo fue el hecho de descubrir la producción del pistacho en el corazón de Castilla y León.

 

En cuanto al vino yo es que soy de blanco, no lo puedo remediar y tuve la ocasión de probar unos verdejos de quitar el sentido. Así que creo que ya está todo dicho jaja.

 

  1. ¿Cómo crees que está afectando esta crisis sanitaria en nuestra manera de cocinar y de alimentarnos?

Este año ha sido un vuelco a nuestras vidas. Se nos ha puesto todo patas arriba y nos hemos tenido que adaptar a la situación. Dicho esto, creo que inevitablemente hemos tenido que volver a encender los fogones en casa para no solo a satisfacer nuestras necesidades, si no a otorgarnos ese tiempo a nosotros mismos, tiempo que a veces lo empleábamos para otras cosas, pero que en esta ocasión lo dedicábamos a cuidarnos. Eso yo creo que ha sido lo más grande que nos ha podido ocurrir sobre todo al principio, volver a los orígenes de la cocina, al guiso, al puchero y el fuego lento.

 

  1. Y para finalizar, con la mirada puesta en el futuro ¿cuáles son tus próximos proyectos?

Pues tengo muchas cosas en la cabeza, la verdad. Las ideas vienen, van y sobre todo es porque algunas aun no son realizables. Quiero seguir disfrutando de lo que hago, esa es la máxima. Quiero seguir descubriendo sitios, gastronomías, productos, restaurantes, escribir sobre ello, enseñar a los demás a cocinar más y mejor, escribir sobre cocina (quizá en otros idiomas). Nunca se sabe y con lo incierto que es todo ahora, todo es posible. No hay que abandonar el presente, pero tampoco dejar de soñar.

 

¡Muchas gracias por darnos la oportunidad de conocerte mejor y por formar parte de la gran familia Tierra de Sabor!

detalle_imagen_galeria_tds